EL DERECHO DE VISITAS, COMUNICACIONES Y ESTANCIAS DE LOS ABUELOS CON LOS NIETOS.

En algunas ocasiones, las malas relaciones familiares hacen que los progenitores impidan el derecho de los abuelos a relacionarse con sus nietos.

El artículo 160.2 de nuestro Código Civil establece: “No podrán impedirse sin justa causa las relaciones personales del menor con sus hermanos, abuelos y otros parientes y allegados”.

El Tribunal Supremo ha sentado la doctrina jurisprudencial de que no puede impedirse el derecho de los abuelos a relacionarse con sus nietos, porque falte un entendimiento de éstos con los progenitores, sea porque se hayan separado, divorciado o porque las relaciones sean malas o inexistentes, ya que el interés prioritario en esta materia es el interés del menor  (principio esencial, necesario e indeclinable de “favor filii”) y no el de los progenitores (Entre otras, las SSTS de 24 de mayo de 2013, 20 de octubre de 2011, 27 de julio de 2009 y 11 de noviembre de 2005).

De tal forma, el contacto de los nietos con sus abuelos favorece su formación integral y la consolidación de los lazos afectivos con su familia de origen, no sólo directa, sino también extensa. Por ello, en interés del menor, debe favorecerse una relación cordial entre éste y sus parientes a fin de no causarle un perjuicio irreversible por cuanto el interés del menor siempre está en juego.

Aunque la Ley no aporta una pauta sobre la extensión del derecho a relacionarse de los nietos con sus abuelos, con carácter general los tribunales suelen reconocer a los abuelos un derecho de visitas aunque más restringido que a los progenitores, consistente en la posibilidad de relacionarse con los nietos unas horas semanales, quincenales o mensuales, pernoctar un fin de semana al mes, reunirse algún día en fechas señaladas del año, como en Navidad, incluso compartir una semana de vacaciones al año con sus abuelos.

Deja un comentario