Extinción de pensión de alimentos de hijos mayores de edad (STS 19 febrero 2019 [Roj: 502/2019] ).

 

Los hijos mayores de edad tienen derecho, según el artículo 142 del Código Civil (CC), cuando los requieran para subsistir, a los alimentos, que incluyen todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica, aunque también abarcan la educación e instrucción del alimentista después de alcanzar la mayoría de edad cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable. Así, como regla general, los alimentos suelen satisfacerse con el pago de una pensión que no es perpetua en la medida en que puede extinguirse por las causas previstas en los artículos 150 y 152 del CC: a) Por muerte del obligado o del alimentista, b) reducción de la fortuna del obligado hasta el punto de no poder satisfacerlos sin desatender sus propias necesidades y las de su familia, c) cuando el alimentista pueda ejercer un oficio profesión o industria, o haya adquirido un destino o mejorado de fortuna, de suerte que no le sea necesaria la pensión alimenticia para su subsistencia, d) cuando el alimentista, sea o no heredero forzoso, hubiese cometido alguna falta de las que dan lugar a la desheredación, e) cuando el alimentista sea descendiente del obligado a dar alimentos, y la necesidad de aquél provenga de mala conducta o de falta de aplicación al trabajo, mientras subsista esta causa.

Recientemente, la Sentencia del Tribunal Supremo 104/2019, de 19 de febrero (pincha aquípara acceder a la sentencia), ha realizado, respecto a la extinción de la pensión de alimentos de hijos mayores de edad, una interpretación muy flexible de la causa de desheredación por maltrato de obra, que incluye la ausencia absoluta de relación entre el padre e hijo y que permite, por el artículo 152 del CC, la extinción de la pensión de alimentos para los hijos mayores de edad. Concretamente, la sentencia señala: “Si la causa es una de las previstas para la desheredación no cabe la menor duda de que así sea, por aplicación del art. 152.4º CC, en relación con el art. 853.2ª CC“. Pero, indicando que la interpretación, ha de ser restrictiva y la prueba rigurosa, ya que, “para apreciar esa causa de extinción de la pensión ha de aparecer probado que la falta de relación manifiesta entre el padre e hijos, sobre la que no existe duda, era, de modo principal y relevante, imputable a estos” y, en este caso, “esa falta de relación no es imputable a los hijos, con la caracterización de principal, relevante e intensa” que se requiere.

En consecuencia, se puede deducir que se podrá declarar la extinción de la obligación de alimentos ante la ausencia continuada de relación familiar, relevante e intensa, entre el padre que sea alimentante y el hijo que sea alimentista por motivos imputables principal y exclusivamente al segundo.

Deja un comentario